sábado, 3 de enero de 2009

UNA POR UNA

Recientemente, y gracias a la generosidad de unos buenos amigos, pude agenciarme una suculenta cantidad de películas en su formato original de la época, VHS. De ahí que estos días esté metiendo tantas reseñas (y aún me quedan) y que pueda incluir en todas ellas la carátula de rigor. Pues no se yo si será justamente por el buen rollo que me trae la cinta magnética, pero el caso es que todas me dejan un regusto positivo, incluso la mierdecilla de "Necromancer". De hecho, igual hasta me molan... como el caso de esta sobre la que ahora me dispongo a soltar el rollete (¿significa eso que no debéis hacerme demasiado caso si digo que una de estas pelis es buena?... hummm, ¡puede!).
John Russo, Bill Hinzman y Russell Streiner tuvieron la leche de estar al lado de George A. Romero cuando este parió "La noche de los muertos vivientes", aportando aspectos creativos en su confección. Desde entonces viven del cuento, en mayor o menor grado, ya sea aportando material propio (como "Escape of the living dead" si hablamos de 2009) o intentando sacar provecho al clásico de Romero (por ejemplo, la terrible edición del 30 aniversario... o el reciente "Zombie Walk" del Festival de Sitges). Mientras John Russo ha sido el que mejor se lo ha montado, en su faceta de director y novelista, otro que también lo ha intentado es Bill Hinzman, el que interpretara al primer muerto viviente de "La noche...", ese que ataca a Bárbara al poco de llegar al cementerio. Suya es "Zombie Nosh" (aunque este sea solo uno de sus varios títulos), un film de zombies conocido seguramente por su generoso gore, pero muy horripilante.
El caso es que en 1986 (¡otra vez tu!) Russo y Hinzman decidieron unir fuerzas aportando su grano de arena a un género muy de moda en la década, aunque en ese momento ya comenzaba a decaer, el slasher. Para ello, adaptaron una novela del propio Russo titulada "The Majorettes", sobre... eso, un grupo de majorettes que van siendo misteriosamente asesinadas por un tipo enmascarado.
La peli es tan torpe y tosca como todo lo que ha firmado Hinzman. Sin embargo, se aguanta bastante bien... a pesar de su mas bien escasa sangre (suplido por bastante carne femenina) en parte gracias a un ingenioso giro argumental total y completo. Cuando "Una por una" lleva ya un buen rato cumpliendo con los rigurosos dogmas del más puro slasher, una serie de acontecimientos, que involucran un pervertido mirón, una enfermera avariciosa, un novio deseoso de venganza y una panda de moteros con malas pulgas, hacen que de pronto nos encontremos ante un thriller... incluso casi un film de acción pura, con sus tiroteos y explosiones. Ello contribuye a que cuando parecía que ibas a caer rendido ante la pantalla del televisor, la peli te enganche y te lleve hasta un final en el que el asesino de marras pierde protagonismo, es chantajeado y casi termina siendo un semi-héroe... extraño y diferente.
Cómo no, tanto Streiner, como Russo y Hinzman se permiten sus inevitables cameos.
No es ninguna maravilla, pero desde luego entretiene más que mucho mojón y mucho slasher.

No hay comentarios: