lunes, 20 de diciembre de 2010

El color del dinero

Martin Scorsese dirige a Paul Newman y Tom Cruise en una película de billar que no habla para nada de billar. Recuerdo de chaval cuando vi la película con mi amigo Ohian, nos flipamos tanto que estuvimos todo el verano acudiendo a un bar donde tenían mesa de billar. La mayoría de las veces solo veíamos jugar, otras cogíamos los tacos y nos dejábamos nuestros escasos dineros metiendo bolas al tuntún, usando nuestras propias reglas y no se si estropeando el tapete mas de una vez. Solo recuerdo que el ultimo día nos llamaron la atención y ya no volvimos, casi seguro que rompimos algo. Tropecientos años después, sigo siendo igual de mal jugador de billar que antes, pero al menos ahora conozco las reglas, y me sentí un poco decepcionado al ver que en El color del dinero es mas una película de jugadores y tramposos, que de billar propiamente dicho.

Paul Newman (que gano el oscar por este papel) interpreta a Eddie Felson, un antiguo campeón de billar que ahora se encarga de distribución de licores. En su local conoce a una joven promesa llamado Vincent Lauria (Tom Cruise) al que propone ir de ciudad en ciudad ganandose unos cuantos miles de dolares haciendo apuestas y pegando timos. Vincent le sigue el juego, pero no le gusta perder, a Felson la edad le esta jugando malas pasadas y empieza a perder la vista y partidas de billar. La sociedad Felson-Lauria se acaba rompiendo, para encontrarse un par de meses después en una importante campeonato en Atlantic city. Allí mentor y alumno se tendrán que ver las caras de nuevo.

La película habla de la edad, de hacerse mayor y saber el lugar que ocupa cada uno, pero también de timos y estafas, el deporte de fondo verde y bolas de colores es una excusa, bien podrian jugar a poker, petanca o bolos, al final la historia de Felson es lo que importa. Veanla si no lo hicieron hace años, Newman se sale y Cruise no lo hace nada mal aunque este sobreactuado.