sábado, 25 de diciembre de 2010

Y AL TERCER AÑO RESUCITÓ

Basada en la novela de Vizcaíno Casas, que también co-escribió el guión, y dirigida por Rafael Gil, estamos ante la quintaesencia del cine facha, con permiso de HIJOS DE PAPÁ, también del tándem Vizcaíno Casas – Gil.
Nada mas comenzar la película, vemos un texto que explica, que simplemente están haciendo una improbable hipótesis, sobre algo que nunca ocurrirá, desde la perspectiva del humor. Hasta ahí bien, pero luego añaden un “el que se pica ajos come”, que viene a ser un “Jodanse, rojos de mierda”.
La película, especula con lo que ocurriría en España, si el Caudillo resucitara tres años después de su muerte, en plena transición democrática. La película está resuelta a base de skechts de los distintos sectores no Franquistas de la sociedad española, mofándose de ellos, e incluso llamándoles chaqueteros. Por lo que respecta a los autores, haciendo alarde de un sentido del humor rancio y político, tres años después de la muerte del Generalísimo, España es un país lleno de putas, maricones, hipócritas, vagos, Hippies y comunistas. Aunque al final, dejan caer, que los tiempos han cambiado y que aferrarse al pasado es un error.
Bien, no vamos a hablar aquí de política, porque no creo en ella, ni mucho menos comulgo con el mensaje de la película, pero tampoco comulgo con el mensaje contrario. Ningún ente político me representa, pero la película, sinceramente, está entretenida. Es fluida y se ve con agrado, aunque te repugne su mensaje. Además cuenta con la presencia de Tip y Coll, lo cual es siempre de agradecer. Pero si esta película me agrada, es mas que nada porque es una película que solo podía haber sido facturada en nuestro país, y aunque facha hasta más no poder, es una película libre y, mas democrática que cualquier película española actual, por muy rojos que sean sus artífices. Haz tu ahora una película poniendo en jaque todo el sistema político de PSOE, y no la estrenas ni de coña. Eso si es fascismo. En esta época, al menos podías contar lo que quisieras.
Decir también, que en un acto de denuncia, en la película se cuenta que querían rodar la fachada de la Moncloa, pero al saber allí la ideología de la película, no les dejaron, por lo que resolvieron el plano contando lo sucedido, y mostrando una postal de la Moncloa. También se habla de la existencia de la libertad de expresión impuesta por la izquierda, y luego hacen referencia a un chiste de Tip y Coll censurado por aquellos días en la tele, por el mismo gobierno que abrazaba la libertad de expresión.
En fin, que la libertad de uno, acaba donde empieza la del otro y así…
Rafael Gil se especializó en este tipo de comedias ideológicas, de gran éxito en la época, por parte de los dos bandos y rodó también cosas como DE CAMISA VIEJA A CHAQUETA NUEVA, LAS AUTONOSUYAS o A LA LEGIÓN LE GUSTAN LAS MUJERES… Y A LAS MUJERES LES GUSTA LA LEGIÓN.

1 comentario:

periko76 dijo...

La libertad de uno acaba donde acaba su cuenta corriente. La libertad de expresion, mas alla de tu casa, internet, o el bar de la esquina, no existe. Me rio yo del "estado de derecho" y me limpio el culo con la "carta magna".
Y el mongolo ese del rey, que se deje de dar consejos y que se reencarne en españolito de a pie, que su unica contribucion al pais ha sido una prole de futuros vagos y ladrones de guante blanco.
Hala, ya me he quedao a gusto.