sábado, 4 de diciembre de 2010

HOUSE, UNA CASA ALUCINANTE

Fred Dekker, hoy día reconocido cineasta "cult", responsable de films tan imprescindibles como "El terror llama a su puerta" o "Una pandilla alucinante" (bueno, este segundo para mi no es tan imprescindible), fue el verdadero gen de "House, una casa alucinante". Suyo era el guión original, que Ethan Wiley retocó como le salio de las bolas, tanto que Dekker quedó relegado a propietario de la "story" y, aún a día de hoy, se queja de lo mucho que se cargaron su concepto inicial. El "House" de Fred Dekker iba a ser mucho más seria, introspectiva y sombría, dando un mayor peso al trauma que el protagonista tiene tras su experiencia en Vietnam. Tanto le jodió, que en una relativamente reciente entrevista, el hombre hablaba de hacer una nueva versión mucho más fiel al primer guión, en formato Digital y blanco y negro. Ahí es nada.
Pero, dejando a Dekker a un lado, y a pesar de sus berrinches, no cabe duda de que estamos ante uno de esos clásicos menores del fantastique de los años 80. Lo que más sorprendió en su época a críticos y demás mala gente, fue que el equipo principal responsable lo formaran nada menos que Sean S. Cunningham (creador de la saga "Viernes 13", así como director de la primera y producer de "House...") y Steve Miner (director de las número 2 y 3 y del film comentado). Y digo que les sorprendio porque, si en aquellos tiempos las aventuras de Jason Voorhees eran destrozadas en la prensa cinematográfica por sus supuestos excesos de violencia y su supuesta carencia de imaginación, "House, una casa alucinante" se encontraba en el reverso opuesto, no era casi nada sangrienta, hacia gala de una notable imaginación (dentro de lo que cabe) y, para más inri, un final feliz (aún recuerdo una entrevista con Cunningham donde aseguraba que no eran tiempos fáciles y que el público pedía y necesitaba esa clase de desenlaces). El caso es que la cosa funcionó bastante bien en taquilla y el mercenario productor no pudo reprimirse el deseo de parir secuelas. La dos, con el guionista de la primera en funciones de director, era muy mala, mucho más light y juvenil (o infantil?). La tercera resultó ser un cristo, ya que no tenía la más mínima conexión con la peli madre y en USA se la conocía como "The Horror Show" relegando lo de "House 3" al mercado no-yankee y motivado por trifulcas legales. Era un refrito de Freddy Krueger y el "Shocker" de Wes Craven. Y la cuarta, ¿qué puedo decir de la cuarta?, abominable es la única cosa que se me ocurre.
En fin, la cuestión es que "House, una casa alucinante" nos narra las desventuras del novelista de terrores Roger Cobb (interpretado por el pizpireto William Katt, entonces muy popular gracias a "El gran héroe americano") quien, obsesionado con escribir sobre sus experiencias en Vietnam, se instala en el caserón de su difunta tía en el que, tiempo atrás, desapareció su hijo misteriosamente. A lo largo de la estancia los espíritus malignos se manifestarán (todos ellos diseñados con grotescas apariencias, destacando a Ben, que según decía su responsable era puro "estilo E.C. Comics") y Cobb tendrá la oportunidad de recuperar a su retoño. Todo ello plagado de mucho humor, todavía no demasiado estridente pero a un pelo de estarlo (y que fue lo que ayudó a su éxito) y, no se, una estética y un modo de entender el cine muy de su década. Vista hoy sí que ha envejecido un poco, y aunque no creo que se la pueda considerar una maravilla, sigo pensando que es un producto muy simpático.
A destacar la presencia en funciones actoriles de ese habitual de la serie B/Z que fue Richard Moll y el soundtrack de Harry Manfredini (sí, el inventor del "sh, sh, sh, ah, ah, ah" de la franquicia "Viernes 13").
Entrañable.

3 comentarios:

luisflperropaco dijo...

¿ Te puedes creer que a estas alturas aun no la he visto? Me has hablado también de ella que al final me he descargado de donde tu sabes un excelente dvdrip que me dispongo a saborear estos días de asueto.

Naxo Fiol dijo...

Es una peli muy disfrutable, por su sencillez y simpatía. Aprovecha que estás informado y ahórrate las secuelas, especialmente las 2 y 4.

REVISTA MALES HERBES dijo...

me la pillé y la volvi a ver hace poco. De niño me daba un miedo de la ostia, y ahora me pareció un comedia. Aún así está de puta madre, y los monstruos que salen son bastante resultones.