sábado, 1 de octubre de 2011

ALIENS VS. AVATARS

Sí amigos, no era una broma... se trata de una película de verdad (o "de verdad") y hoy he tenido el honor de verla.
"Aliens vs. Avatars" es pura consecuencia de la filosofía "Asylum", ya saben: oportunismo ultra-exploitation, títulos bien llamativos para que todos se enteren de que existes y un acabado técnico digitalmente costroso. De hecho, la misma gente del asilo bromeó en su momento respecto a "Aliens vs. Avatars" comentando aquello de: "¿Por qué no se nos ocurrió a nosotros antes?".
La historia no tiene mucho truco, un alien y un avatar (azul y con orejas puntiagudas) llegan a la tierra dispuestos a darse de yoyas, pillando por medio a un grupo de teenagers de acampada. Naturalmente, la presencia de ambos se limita a UN individuo de cada especie (nomás faltaría), aunque el avatar tiene un complemento que, a la larga, termina siendo casi lo mejor de la peli, un robot (¡robotar!) que, por aspecto y maneras, casi parece un primo lejano de la chatarra que aparecía en "Supersonic Man". De verdad, verlo para creerlo.
Claro que semejante frase hecha afecta a toda la peli al completo. A ver, no nos engañemos, "Aliens vs. Avatars" es un producto prácticamente amateur que, si no fuera por lo gracioso de su título, no destacaría más de lo poco que ya destaca. Auténtico museo de los horrores de lo que supone vivir en la era digital (está rodada en vídeo anamórfico y dispone de unos efectos CGI peor incluso que los de "Asylum"... en ese apartado destaco especialmente la deprimente nave del Avatar), tiene sin embargo algo que la salva... el monstruo y el robot son tíos disfrazados. Les diré más, el primero incluso en algun que otro momento muestra sin complejos donde termina el disfraz y comienza el actor que hay dentro (atención a ese cuello color carne que asoma más de lo debido) y, esta sí que es buena, gasta el mismo aspecto que el monstruo de otro cutre-film/video de ciencia ficción sobre el que ya os habíamos advertido, "Plaguers". De hecho, diría que es el mismo bicho pero pintado de negro. ¿Reciclaje o paranoia mía?... tal vez el hecho de que en el catálogo de la productora de "Aliens vs. Avatars" esté el slasher "Camp Blood", dirigido por el mismo tio que luego parió la mentada "Plaguers", sea una pista de mucho peso. ¿Que no?.
Completan el show unas pocas tetillas, algo de gore (casi todo CGI, muy patético), mogollón de diálogos chorras e interminables (el Avatar se pega unos rollos tremebundos), incongruencias a mares (el chaval prota que, antes de huir del alien, le empuja cual ofendido escolapio... la muchacha que decide cortar el cuello al Avatar como solución práctica ante la duda, etc, etc...) y como fondo, el plató más barato del mundo: el bosque.
El dire, Lewis Schoenbrun, es un montador que eventualmente agarra el megáfono para dar órdenes (si el presupuesto llega, claro) y su curriculum en ese apartado no tiene desperdicio.
A ver, que sí, que es una mierda y cuesta soportarla hasta el final... pero yo creo que vista en compañía de los colegas adecuados, podría incluso dar pie a una velada chévere!!!.