miércoles, 19 de octubre de 2011

HELLRAISER: REVELATIONS

Partamos de la base que tampoco tengo la franquicia de "Hellraiser" en muy alta estima. A ver, la primera es la primera, sí, en su época la última muestra de cine de terror crudo y adulto. Yo la vi en pantalla grande, y me gustó, pero no me flipó. En una revisión reciente, localicé su mayor error: el desenlace, atolondrado y zopenco. Pero como digo, la primera es la primera, fue original, rompedora, salvaje (cómo dolían esos garfios hundidos en la carne, ¡ouch!) y creó el estupendo concepto de los cenobitas, con "Pinhead" a la cabeza (llena de clavos). Pero luego están las secuelas. La segunda la vi en vídeo, no me gustó. La tercera en un cine vacío, y me pareció horripilante. Luego le perdí la pista, aunque vi alguna alquilada con resultados dolorosos para el alma. Hasta que me olvidé del tema por completo. Ya les digo... no creo que, salvo por su título de partida, la saga "Hellraiser" merezca un puesto de honor en el catálogo del cine de horror moderno.
Entonces llega la era del remake, y se anuncia uno. Tras varias trifulcas con diferentes directores (franchutes) que abandonan el proyecto por verse impedidos a darle el tono brutal que requiere, le pasan el tema a un español, nuestro Víctor García, especializado en rodar secuelas para DVD más o menos majas. La diferencia es que ahora ya no será un remake, sino una continuación más... aunque el verdadero fin de su parimiento consiste en que "The Weinstein Company" no pierda los derechos de explotación de los que es dueña. Los fans del título original se cabrean. Sale una foto del nuevo "Pinhead", y aún se cabrean más. Sale Clive Barker, padre putativo de la saga, y en su "twitter" condena el film sin tan siquiera verlo. Así no vamos bien. Es pues lógico y normal que "Hellraiser: Revelations" únicamente reciba duros y sangrantes palos... pero mucho me temo que a todas esas críticas malas habrá que quitarles parte de su fiereza, ya que muchas están motivadas por nostalgia mal enfocada. ¿Significa eso que la peli de Víctor García no es tan mala?... vayamos por partes.
Unos chavales hiper-idiotas y salidos, se las piran a México a follar y emborracharse. Allí dan con la caja/puzzle clásica de todo "Hellraiser" y uno de ellos, el más malo, queda atrapado en el mundo de los cenobitas. Como pasaba en la primera peli, logra escapar y convence a su colega para que mate putas y le de la sangre con el fin de recuperar su aspecto humano. Todo esto nos lo cuentan a través de flash-backs y mientras los padres de ambos chavales se reúnen para superar el trauma de su inexplicable desaparición. Entonces, entra en escena uno de los dos, pero se comporta raro, ¿será quien dice ser?, ¿estará huyendo de los cenobitas, que irán pallá dispuestos a recuperarlo?. Misterio.
De entrada te asustas cuando los primeros minutos de "Hellraiser: Revelations" están contados mediante la técnica del vídeo casero rollo "El proyecto de la bruja de Blair". Y de verdad, aunque la intención es loable en su afán por dotar a la saga de un algo distinto, no le pega nada. Queda fatal. Suerte que solo es un ratillo, pronto vemos las cosas desde un punto de vista cinematográficamente standard. ¿Y están bien esas cosas?, pues a ver, reconozco que este "Pinhead" no mola demasiado... no tiene carisma. Y que esperaba mucho más gore, la original sigue superándola en cuanto a crueldad y mala hostia. Con el afán de dotar al pack de algo de mal rollito, hay un poco de aparente incesto, y son descubiertos los sucios secretos de una familia "bien". Buen intento, limitados resultados. Sin embargo, y ahí quería yo llegar, "Hellraiser: Revelations" no es PEOR que todas las secuelas del primer "Hellraiser"... de hecho, es muy superior a la tercera, la cuarta... a todas. Técnicamente está muy bien acabada y en general es solvente. No digo que sea una maravilla, ni la secuela que la creación de Clive Barker merece... solo digo que no es tan terrible como la pintan y para un visionado, basta y sobra.
Como dato curioso, decir que el guión corre a cargo de Gary J. Tunnicliffe, que en su faceta de director es responsable de la simpática "Dentro de la roca".