martes, 5 de mayo de 2009

RETALIATOR, PROGRAMADA PARA MATAR

Producto típicamente video clubero de su época nacido como evidente exploitation de "Terminator". Tras el desmadre tenemos a Trans World, productora que vivió un escueto momento de fama, pariendo cosas como el "The Tomb" de Fred Olen Ray o "Ruega por tu muerte", con el ninja oficial del cine, Sho Kosugi (por cierto, esta última contaba en el reparto -y guión- con James Booth, carismático secundario categoría B también presente en el film ahora reseñado).
El buenazo de Robert ("El Exterminador") Ginty es el cabecilla de un comando secreto enviado por el gobierno americano para cazar a un grupo de terroristas, cuya jefa es Sandhal ("Conan, el bárbado") Bergman. Una vez atrapada, y muerta, es convertida en un cyborg con el fin de que se infiltre entre los suyos y arrase con todos. Lógicamente, y tras cumplir con su misión, la tipa se volverá contra aquellos que la convirtieron en lo que es, incluido el Sr.Ginty y su familia, quien tendrá que ingeniárselas para detener a la mujer, de naturaleza casi indestructible.
El dire, Allan Holzman, venía de la escuela Roger Corman, donde básicamente ejerció de montador, y para quien dirigió el simpático refrito de "Alien" "Forbidden World".
El resultado es una série B de primera fila que, a pesar de estar totalmente huérfana de algo original, diferente o llamativo, cumple perfectamente con su objetivo: entretener a la audiencia.
Pero la gran pregunta es, ¿qué significa retaliator?...

Hace unos días tuve el valor de ver "Allan Quatermain & the temple of skulls" o, lo que es lo mismo, el plagio oficial de The Asylum destinado a aprovecharse del entonces esperado estreno de la última de "Indiana Jones". ¿¿Y qué tenemos aquí??, lo de siempre con el asilo... y esta vez puede que peor, una peli de aventuras rodada en vídeo de alta definición (pero vídeo, al fin y al cabo) en la que apenas pasa algo... muchos diálogos, muchos paseos, más diálogos, más paseos... un tiro por aquí, un puñetazo por allá... vamos, como una versión introspectiva y existencial del cine de aventuras... en otras palabras: UN PUTO ROLLAZO.