martes, 19 de agosto de 2008

BEVERLY HILLS VAMP

Sin contar "The Alien Dead", y dentro de su dinámica semi-industrial de rodar pelis como salchichas en cinco días, para mi esta es la mejor obra del insigne Fred Olen Ray. La mayoría de sus films siempre poseen algún elemento interesante, aunque hablemos de la ridícula criatura que acompaña a David Carradine en "Warlords", mientras que el resto apesta y, sí, mata de aburrimiento. Sin embargo, y a pesar de todas sus carencias, "Beverly Hills Vamp" es razonablemente entretenida e incluso divertida.
Tres chavales de pueblo cuyo sueño es hacer una película, van a Hollywood a pedirle ayuda a un productor de series Z. Mientras esperan una respuesta a sus plegarias, deciden pasar la noche en un prostíbulo que, fíjate tu, está regentado por vampiras. Solo logrará escapar uno quien pedirá ayuda al mentado productor, y a un cura, para poner fin a la amenaza.
Todo ello, claro está, en forma de comedia bufa y muy muy tonta y facturado a la inevitable manera del Ray más perezoso, a saber, planos casi secuencia, muuuucho diálogo y look estéril, sin vida (por mucho que metan alguna luz verde o roja de fondo para dar más de "algo" al "decorado"). El humor, como decía, es mega-chorra, pero en ocasiones funciona, una, gracias a tontísimos pero acertados efectos sonoros, y dos, y eso sí es curioso, gracias al doblaje español, destacando el que le pone la voz al prota, el comediante de serie Z Eddie Deezen (al que hemos podido ver en "Grease" y "1941", nada menos, y que sobrevive gracias al doblaje de dibujos animados y la televisión. Por cierto, tuvo el honor de trabajar para Mark Pirro en una ocasión aunque, según sé, se largó del rodaje sin completar su parte). La verdad es que hay frases que son unas risas, sobre todo a lo largo del desenlace.
Acompañan a Deezen en tareas interpretativas Brit Ekkland (ex-chica Bond y actriz en algunos títulos de culto del cine de género Británico de los 70), Michelle Bauer (inevitable en una de Olen Ray. La primera secuencia en la que aparece desnuda sobre un tipo, en realidad es material descartado de "The Tomb", del mismo cineasta), Jay Richardson (otro habitual de Alfredo, quien da vida al productor, lo que permite muchas bromas privadas), Robert Quarry (ex-Conde Yorga, personaje este a costa del cual se permite bromear y todo), Dawn Wildsmith (pareja sentimental del realizador en aquella época) y Tim Conway Jr., hijo del popular comediante televisivo (quien formó pareja junto a Don Knotts en la mítica "Detectives casi privados").
En el apartado técnico también se repiten los habituales de la plantilla, Ernest D. Farino en el guión (su porción más grande del pastel está como diseñador de créditos para films de James Cameron!!), T.L.Lankford como "consultor creativo", Bret Mixon en los créditos y las animaciones... y, eso si, el gran Chuck Cirino en lo musical, quien como siempre hace gala de un talento innato para componer sencillos pero efectivos temillas pegadizos, y si no que se lo digan al público que asistió a un casual pase de "Deathstalker 2" (en la que Cirino firma la b.s.) que acabó tarareando a grito pelado el tema principal.