lunes, 8 de septiembre de 2008

LOS PRODUCTORES

Parece que está mas que claro, que a los miembros de AVT, el cine de Mel Brooks, nos tira muchísimo, así que con Brooks seguimos.
El primer film de Brooks, es por otro lado un filón que a su artífice, a día de hoy le sigue produciendo mastodontitos beneficios en forma de musical en todo el mundo. De hecho en los teatros Españoles, no hace demasiado que se estrenó el musical, con actores que ni de coña le llegan a la suela del zapato, a los enormes Gene Wilder y Zero Mostel y su habitual manía de mirar a la cámara de vez en cuando.
Un productor de musicales venido a menos, convence a un contable para preparar una estafa: Montar un musical millonario en Broadway, gastarse una miseria y quedarse con el resto de la pasta, teniendo en cuenta que lo que producirán será una apología del nazismo que los conducirá al fracaso mas rotundo. Obviamente, el musical será un éxito rotundo.
Hacía años que no veía esta película, y hay que ver, lo bien que se conserva y lo disfrutable que es, a pesar de lo previsible que resulta para los tiempos que corren.
Quizás se trate de la comedia mas estándar de Brooks, y también una de sus mejores películas, un autentico festival de risas para todo amante de la comedia que se precie de serlo.
Cinematográficamente hablando, la película tampoco desmerece, ya que contiene una escena mítica y que debería recordarse como a Gene Kelly encaramado a la farola, y es en la que Mostel Y Wilder, bailan alrededor de una gigantesca fuente. Esta peli apesta a clásico por los cuatro costados.
Naturalmente, lo mejor de la película es el dúo protagonista, en especial Gene Wilder, muy jovencito, pero dejándonos ver ya, todo su esplendor, con absurdos registros faciales, que hicieron de este hombre uno de los reyes de la comedía. Es cuestión de tiempo, que a este actorazo, se le redescubra.
Un peliculón en toda regla, que cuenta con un fallido remake en 2005, que pasaré a reseñar un día de estos.

No hay comentarios: