jueves, 17 de junio de 2010

Nacer para morir

Esta película en su genero lo tiene todo, hostias como panes, negras que están para echarles veinte polvos, música rap, escenas de acción de la leche, Jet Li peleando con una mano en el bolsillo, Mark Dacascos haciendo de malo y un ladrón negro (DMX) que nunca usa armas.

El personaje de DMX es un Robin Hood moderno, roba a los ricos para quedarse la pasta el, aunque tiene buen corazón. Es tan bueno que en su trabajos con sus compañeros, les niega llevar armas, ya que una cosa es robar y otra matar. En un trabajito roban unos diamantes negros y es cuando la vida de nuestro Robin Hood empieza a dar vueltas. Aparece Mark Dacascos y secuestra a la hija del ladronzuelo, si quiere recuperarla tendrá que entregarle los diamantes negros, pero ya los había vendido, y al que se los había dado se los han robado. Aparece Jet Li por ahí, es un agente de Taiwan que quiere también los diamantes, y como ve que DMX es la forma de encontrarlos le ayudara a rescatar a su hija. Ya os podéis imaginar el resto de la peli, chistes de negratas, patadas de chinacos y unos escotes de vértigo (aclaro para los mas salidos, es UN escote, pero pedazo de escote señores)

Muchos de los actores de esta película aparecían también en Romero debe morir, y es que el director es el mismo, Andrzej Bartkowiak. Jet Li como siempre, habla poco y reparte mucho, Mark Dacascos es siempre un placer verle dar patadas, DMX cumple con el papel de padre ladrón que adora a su hija, y el resto están de comparsa, para los chistes y enseñar carnaza.
Entretenimiento sin mas ni mas, no hace falta que pienses en nada mas que en disfrutar. Yo la vi en cine, la tengo en original y la veo siempre que la dan en la tele, y lo reconozco la peli es un poco chufa, pero joder, lo bien que me lo paso viéndola no me lo quita nadie.