miércoles, 23 de enero de 2013

Atrapado en el tiempo

Sin paños calientes, para mi esta es la mejor película de que ha protagonizado jamás Bill Murray y la que mejor ha dirigido su amigo Harold Ramis, y nadie me va a bajar del burro con que Cazafantasmas es mejor, porque Atrapado en el tiempo está mucho mejor hilada y punto. He dicho “y punto”, así que a callarse.

El argumento es de sobras conocido, Phil (Bill Murray) es un ególatra hombre del tiempo. Una vez más, y ya es la cuarta vez, acude al pueblo de Punxsutawney a ver lo que dice la marmota. Esta es una tradición que sacan una marmota de su madriguera y según se mire su sombra o no, habrá 6 semanas de invierno más o la estación acabara y dará paso a la primavera. Para Phil el pueblo está lleno de paletos, y lo único que quiere hacer es su trabajo y largarse de allí rápidamente. Nada más levantarse en el idílico hotel en el que se aloja, una cancioncilla y un par de locutores despiertan con escrupulosa puntualidad inglesa a las 6 de la mañana a Phil. El día será uno de esos días horribilis que tenemos todos. Se encuentra con vecinos pesados, antiguos compañeros de clase, mete el pie en un charco…. Todo parece que está en contra de Phil. Cuando él y su equipo ponen rumbo a la ciudad una ventisca corta la carretera por lo que tendrán que pasar la noche en Punxsutawney (he tenido que mirarlo otra vez, porque no es fácil de escribir) A la mañana siguiente, a las 6 en punto, el día se repite de nuevo. Al principio a Phil le parece todo un gran deja vú, pero cuando al día siguiente vuelve a revivirlo todo, empieza  pensar que puede tener algún tipo de enfermedad. Acude a un neurólogo del pueblo (interpretado por Harold Ramis) el que le dice que está completamente sano. Así que Phil se pone a beber con dos lugareños. Hablando con ellos se da cuenta que al no existir un mañana, tampoco hay consecuencias, esto dará lugar para que Phil tenga todo un pueblo para jugar con él. 

Murray interpreta majestuosamente a su personaje, siendo un tipo con aspecto de crápula al principio, luego se transformara en una persona arisca, después es un depresivo y finalmente en un tipo feliz de ayudar en lo que puede. Lo mejor de su actuación es que es convincente y nos lo creemos. Del resto de actores principales tenemos a Chris Elliot, como Larry, el cámara que le hace la pelota a Phil y a Andie MacDowell que hace de Rita la productora que acaba de conocer a Phil. Los dos cumplen sobradamente su papel, Elliot el de pringado y Rita el de mujer que enamorara al protagonista. El único fallito que le veo a la película es a la reacción de Rita. Al principio casi no puede con Phil, por sus ideas pre-establecidas, las cuales eran correctas hasta que cambia por lo ocurrido, y  al final de un solo día, se enamora de él, es un poco raro, pero aceptamos barco porque la película se lo merece.

La película juega con esa idea de repetir un día que nos ha salido especialmente mal, para enderezarlo. Una segunda oportunidad, algo que todos en más de una ocasión hemos deseado tener. Puede que por ser una idea conocida, es por lo que entremos fácilmente en el argumento y nos dejemos llevar, eso y que Bill Murray tiene un don para la comedia sin tener que sonreír.

Esta  película que se estreno en 1993, debería de estar en la lista de las 100 mejores películas de la historia, sino lo está ya. Como poco que este en tu lista de películas que hay que ver y repetir antes de morir.
Arriba excursionistas…..