martes, 22 de enero de 2013

MY BEST FRIENDS BIRTHDAY

Quentin Tarantino, antes de convertirse en la estrella que es, y como buen aficionado al cine, cuando era un vulgar trabajador también hacía sus peliculitas en formatos pequeños, vídeo, súper 8… y ya en plan más ambicioso, le daba al 16 mm.
Hace no demasiado salió a la luz una de esas películas de 16 mm. una que está incompleta y  de aspecto y formas totalmente amateur, en blanco y negro y que lleva por título “My best friend birthday”.
Tarantino reniega de la película e intentó que esa película no se viera, pero amigo, Internet es imparable y una vez que alguien cuelga una película es muy difícil hacerla desaparecer.
Así pues, es muy interesante poder ver que es lo que hacía el director cuando era pobre junto a sus amigos y en sus propias casas. La película es muy mala, obviamente, pero es todo lo que se puede esperar de una película underground (¡esos encuadres, Quentin!).
Protagonizada por él mismo, cuenta la historia de un locutor de radio, que tiene presente que como es el cumpleaños de su mejor amigo, al que le han puesto los cuernos, contrata a una puta para que se lo folle. Y al comprobar este la afinidad que tiene con ella, se acaban  enamorando.
La peli deja claro lo que en un futuro sería su cine: largas conversaciones, referencias cinéfilas y musicales, el fetichismo de los pies, drogas, e incluso mete, en plan jocoso, un cambate de kung fu entre el mejor amigo y un negro que se parece a “Dolemite”, con lo que deja ya claro que lo que le va es el cine de Kung Fu y el “Blaxploitation”… todo lo que ya hemos visto en sus películas pero sin ningún cuidado y en plan cutre.
Y si, es malilla, aburrida, los diálogos no  hay por dónde cogerlos, porque intenta condensar en pocos minutos montones de conceptos y al no disponer de actores de primera fila, la cosa no es como si esos diálogos los suelta Chirstoph Waltz, ya que en esta ocasión carecen de ritmo alguno. Son soltados en plan ametralladora. Pero resulta una experiencia altamente curiosa y sorprendente, ya que, efectivamente, haciendo cine Tarantino no era mejor que cualquier chaval que empieza.
La protagoniza el, y es gracioso verle hacer el ganso.
Por otro lado, mola ver una de las escenas dónde en una habitación podemos ver colgados posters de  películas tales como “Gusanos”, “Días felices”, “Justicia Salvaje” y tantos otros.
Muy curiosa.