viernes, 5 de agosto de 2011

Cápitan América: El Primer Vengador

Las películas de Marvel Studios son entretenidas, simpáticas y muy bien hechas, y este año no han faltado a su cita. Para la ocasión tocaba Steve Rogers mas conocido por su identidad superheroica Capitán América. No fueron pocos los que se echaron las manos a las cabeza pronosticando una cinta propagandista y tachandola de "americanada" (¿Que dirán del Capitán Trueno?) y lo que te encuentras al sentarte en la butaca del cine, apagarse las luces y encenderse el proyector, es simple y sano entretenimiento.

La historia la conocéis, Steve Rogers es un enclenque joven deseoso de poder entrar en combate pero siempre es rechazado por su frágil salud y su pequeño tamaño. El profesor Erskine decide dar una oportunidad al joven e incluirlo en su programa al ver en el un gran coraje y valor. Tras el entrenamiento militar, Rogers es transformado con el suero del profesor en un supersoldado, el primero de muchos. Sino fuera porque en el momento justo de finalizar el experimento, un agente nazi infiltrado acaba con la vida de Erskine. Todo apunta a la división Hydra, comandada por Johann Schmidt, conocido como Cráneo Rojo. El nazi tiene sus propios planes paralelos a los de Hitler, y en ellos es de suma importancia el cubo cósmico, una de las armas de Odin (y dejándolo caer ya han unido el universo del Capi con el de Thor)
El Capitán América empezara siendo un reclamo publicitario, ya que los militares del frente no cuentan con el. Pero tras una operación de rescate que Rogers hace a lo juanpalomo, yo me lo guiso yo me lo como, deciden darle una misión, acabar con Hydra y detener a Cráneo Rojo.

Vamos con la chicha, la acción y el humor están muy bien dosificados, ninguno carga por encima del otro. Los efectos especiales están muy conseguidos, salvo un par de cromas en el tren que cantan en exceso todo lo demás es mas que aceptable o buenisimo, como el maquillaje y retoque por ordenador de la cara de Cráneo Rojo, sublime. Continuando con Cráneo Rojo, se le echa de menos en la peli, sale bastante, pero te quedas con ganas de mas. Es un malvado elegante, ese abrigo es lo mas molón desde la empuñadura antirobos de la espada de Blade, es educado pero también siniestro y despiadado. La pose de Hugo Weaving es lo que tiene, que le quedan bien las prendas largas al cabrito. Chris Evans hace de Rogers un tio simpático y para nada ese mensaje fascista americanizador que algunos temían. Consigue que te identifiques con el chaval enclenque (aunque ese es otro actor) y lo dicho, que el mazas de las mallas y la estrella en el pecho te caiga bien. Guiños a los comics y otros personajes hay muchos, como la antorcha humana original en la exposición de ciencia o el coche volador de Howard Stark, que luego serian los coches y helicarriers de Shield, o todo lo relacionado con Asgard, que lo hay. Pero yo he pillado una curiosidad en un momento de la película relacionada 100% con el mundo del cine y no del comic, el grito Wilhelm. En la escena de las motos, el primer soldado de Hydra que sale despedido de su moto hacia delante, usa dicho grito. Un dato chorra, si, pero que no leeréis en otra reseña de esta película.

Entretenida, simpática y bien hecha, si eso no merece el precio de la entrada no se que lo merece.