sábado, 13 de agosto de 2011

JAKE SPEED, LA AVENTURA DE ÁFRICA

En el fondo, "Jake Speed, la aventura de África" no dejaría de ser otra imitación barata de "Indiana Jones" (en Argentina se la conoce como "En busca de la chica perdida", nada menos) si no fuera por un curioso aspecto, y es que esencialmente se trata de un tierno y afectuoso homenaje a los héroes de las novelas "pulp". Digamos que la peli juega con la idea de que todos ellos son reales, y que sus aventuras impresas simplemente cuentan hazañas auténticas (incluido aquí "Doc Savage"). El abuelo de esta historia lo sabe, y cuando unos traficantes de blancas secuestran a su nieta, recomienda a la hermana de esta que contacte con Jake Speed, uno de esos héroes de novela que tanto le gustan. De hecho, también sugiere a "Remo Williams" o al legendario "Mack Bolan", lo que no deja de resultar muy gracioso. Al principio la moza se lo toma un poco a coña, a locuras de viejo senil... pero un buen día, el ayudante de Speed se pone en contacto con ella y la convence para ir a África en busca de la chica desaparecida. Obviamente, se pasará todo el viaje dudando de los dos tipos, héroe y ayudante, sobre todo cuando le piden que pose para la portada de la futura novela, o cuando los planes se les tuercen. Incluso durante un rato todo ello salpica al espectador, induciéndonos a creer que, efectivamente, tal vez solo sean un par de impostores... afortunadamente, al final se demostrará que Jake Speed es quien dice ser y, claro, durante el clímax liberará a la chica secuestrada y acabará con el malo.
Como es de suponer, "Jake Speed, la aventura de África" está rodada con el presupuesto que las de "Indiana Jones" gastaban en el catering, y se nota, porque de acción hay más bien poca y nada demasiado espectacular. Sin embargo, en esta ocasión ello juega en su favor, porque al ser una historia con un poso "realista", y en la que continuamente nos cuestionamos su veracidad, ya está bien que el tema aventuroso no se les vaya demasiado de las manos y se centre más en los personajes y los diálogos. En realidad, la peli es un canto a la figura del héroe ingenuo e idealista, al bueno-bueno, sin matices, Jake Speed sabe que ya no quedan muchos como él, y se pasa el metraje proclamándolo.
Vale, no se trata de ninguna maravilla, es entretenida por los pelos, pero sigo diciendo que el concepto al inicio expuesto resulta fascinante. Tanto me flipó de chaval, que incluso escribí (bajo el nombre de Sigel Kallan) mi propia "novela" sobre "Jake Speed", cuya portada aquí les dejo, junto a la carátula del film, extraída del VHS original que adquirí recientemente. Nosotros en España también teníamos esa clase de héroe, uno que publicaba sus aventuras (narradas en primera persona) en novelitas de bolsillo y pocas páginas. Y eran mogollón. El "problema" es que se hacía llamar "Indiana JAMES" (les dejo la cubierta de una para que se hagan una idea). Muchas veces me pregunté qué pasaría si, como con "Jake Speed", el amigo James fuera real. ¿Se lo imaginan?, ¿para cuando una peli sobre él? (Aquí pueden dar con pistas al respecto).
Todo el encanto y el buen hacer de "Jake Speed, la aventura de África" se lo debemos en parte (ya que es co-guionista) a ese entrañable star de la serie B que es Wayne Crawford, de quien ya hablamos hace no mucho y que da vida al aventurero Speed.
En definitiva, un film muy majo especialmente pensado para aquellos a los que, como yo, les gusta soñar de vez en cuando. El final, fuera de ser previsible, está cojonudo y muy coherente con el resto de la función.