miércoles, 7 de abril de 2010

Están vivos

Están vivos es la película mas personal y con critica social de John Carpenter, yo la recordaba con grandes dosis de acción (probablemente mezclado con el recuerdo de The Hidden) y la verdad es que en ese aspecto la película ha envejecido mucho, la hay, pero es poca y sin gracia, aun así la película parte de una idea cojonuda.

Esta basada en un relato corto titulado "A las ocho de la mañana" y un comic cuyo nombre es "Nada", este ultimo nombre dará apellido al protagonista. Carpenter se hizo con los derechos de las dos fuentes y preparo su película. El protagonista es Ruddy Piper, ex-luchador y bien que da cuenta de ello en una escenita cuando curra en la obra quitandose la camiseta y mostrando sus pectorales. John Nada se ha quedado sin curro, como la mitad del país, la recesión económica hace mella en los USA (en aquella época, los 80, la cosa estaba tan jodida como ahora o mas) así que va a la ciudad a encontrar trabajo de lo que sea. Malamente consigue un currito en una obra, y allí un compañero llamado Frank le invitara a pasar la noche en el barrio chabolista donde vive. Allí Nada descubre que una organización religiosa esta tramando algo. La policía llega, arrasa la iglesia y el poblado. Cuando la batalla campal ha pasado Nada encuentra unas gafas de sol con las que podrá ver mensajes subliminales por todas partes y como altos cargos y personas importantes son extraterrestres que quieren esclavizar a la raza humana y que ya lo están haciendo.

La nostalgia juega malas pasadas, y lo que recordaba como una increíble historia de acción resulta que es una película lenta, bastante lenta, con mucha critica social y con algo de humor negro. No puedo decir que la gozara, es mas me aburrí un pelin, pero al Carpenter lo que es del Carpenter, Están vivos es una gran película que podemos poner a la altura de Farenheit 451 o 1984 ya que tiene un mensaje tan poderoso y critico como estas. Eso si, en mi recuerdo era mas cañera.